jueves, 22 de mayo de 2008

NOCHE PERFECTA


Desde ayer somos uno mas en la familia. Vaya, como hemos crecido en los últimos años. La mayoría de los amigos casados, con retoños... Sobrinos por doquier. Las reuniones ya no son como las de antes. Ahora quedamos para comer o para cenar y todo son niños alrededor, alborotando, jugando, gritando. Una delicia y una alegría, siempre y cuando solo sea ese día. Les compadezco en ese aspecto, porque ellos continúan sus vidas rodeados de niños, que aunque sean una bendición, también son un handicap.
Después de la visita de rigor al hospital, a saludar a los flamantes padres y conocer en persona al retoño, decidí quedar con un amigo al que no veo lo suficiente. Un tío especial y, sobre todo, buena persona. Quizá esa sea una de las principales razones por las que, aunque pasen los años, aunque pasen temporadas largas sin vernos, nuestra amistad permanezca igual de fuerte que siempre. Bueno, ese rasgo y que ambos somos bastante parecidos. Anoche terminamos tarde la ronda de garitos, tarde para ser un miércoles. Pero es que la conversación era amena, la compañía grata, y el wisky embriagador. Nos pusimos bastante al día en nuestras vidas, contándonos cada uno lo terrenal y lo divino y casi siempre coincidíamos en una cosa: "joder, yo haría lo mismo", "yo pienso de igual manera", "la amistad la entiendo igual que tú". Me quedo con algunas frases que aparecieron durante la conversación: "la amistad debe ir en ambos sentidos", "un síntoma de que en realidad eres mi amigo es que te cuento todo" y "tenemos que volver a quedar pronto".
Noche de reencuentro, de risas, de lágrimas, de alcohol, de recuerdos, de añoranzas, de golfería sana y de abrazos. En definitiva, una noche perfecta para un día perfecto.
Frase del día: "el corazón me pide vacaciones, dice que no aguanta mas mentiras"

1 comentario:

Paula Carpe Diem dijo...

Dedicamos toda la vida en encuentros y despedidas ….. Me puse a pensar en las relaciones. Existen aquellas que te llevan a cosas nuevas y exóticas, otras que son viejas y conocidas, aquellas que te hacen cuestionarte, algunas que te llevan a lugares inesperados, otras que te llevan lejos donde comenzaste y otras que te regresan. Pero la relación más emocionante, desafiante e importante de todas es la que se tiene con uno misma …..